Burgos, Editorial Dossoles, 2005

Apuntes sobre arte e historia, sociedad y economía, población y clima, barrios y escudo; una propuesta de ocho itinerarios por la ciudad y tres por la provincia; una Ruta de la Luz que ofrece contrastes y fantasmagorías; y, finalmente, un acercamiento a los monasterios medievales que orlan el perímetro urbano constituyen los ingredientes principales de este libro, que se enriquece con un resumen sobre ocio, cultura, fiestas y gastronomía. El trabajo se completa, ya en las páginas finales, con una amplia información sobre hoteles, restaurantes y lugares donde comprar productos típicos y artesanía.

A lo anterior se añade una colección de sueltos que presentan una visión actualizada, irónica en ocasiones, de los tópicos que rodean la ciudad del Arlanzón. Todo ello escrito con una prosa sazonada y ágil, capaz de combinar información con brotes de lirismo y que, a veces, esboza una mirada suavemente crítica sobre los excesos de la modernidad.

Catedral

   Alejada de la curiosidad del público, sólo
frecuentada por restauradores, campaneros y
fotógrafos, vive en las alturas, muy cerca de las
nubes, una extraña comunidad de imágenes.
   Han sido vistos ángeles con cirios en las manos,
escoltando una figura central que salvaguarda la
belleza de la luz. Han sido descubiertos varios
reyes coronados, unos iluminando páginas de
códice y otros redactando reglas para jugar al
ajedrez. Ha sido sorprendida una conjura de
profetas a punto de iniciar una soflama. Y
vírgenes, varias vírgenes, no se sabe si necias
o prudentes, escondiendo las formas femeninas
bajo la amplitud de los ropajes. Y también una
amplia variedad de gárgolas, unas lascivas y
las otras sólo extravagantes, tratando de
extraer lo más sublime e inmundo de la altura
para derramarlo sobre los mortales.

Reseñas y notas de prensa