Eirene Editorial, Madrid, 2016

Tras la visión elegíaca del pasado y de Castilla presentada en publicaciones anteriores, el poeta ofrece, en estas Figuras de retablo, nuevos registros expresivos y ángulos de enfoque. Y así, en la parte titulada «Oficios y biografías» se asoma a la memoria histórica mediante la evocación, en clave burlesca, nostálgica o satírica, de antiguos oficios y biografías.

En la segunda parte del libro se lleva a cabo una recreación lírica del pasado seleccionando parte de los signos que todavía lo definen: muralla, tapia de adobe, pared de piedra, espadaña, veleta, surco, chopo, claustro y niebla.

Desde el tiempo pretérito y su recreación se salta al presente, que en la tercera parte del libro es analizado con mirada paródica y deformadora. Coexisten aquí el medievo y las nuevas tecnologías. El paisaje evocado se ha convertido en una imagen obtenida por ordenador. La doncella de retablo se ha transmutado en una damisela danaédica que abre las piernas para mostrar su lencería o que posa desnuda ante el asombro de las cámaras.

Pasado y presente, modernidad y medievo conviven interactivamente en estas Figuras de retablo que se muestran a la contemplación y análisis. Junto al lirismo nostálgico y el atrevimiento de la imagen se encontrará un verso tallado con rigor y delicadeza, que sirve como vehículo para adentrarse en un universo poético caracterizado por la emoción, la ironía y el distanciamiento.

Surco

Tendido como un verso, como un pájaro
   que no puede despegar sus alas de la tierra,
desnudo como un mástil abatido,
   como un renglón perdido en la memoria,
   como una cicatriz que llega a lo más hondo,
tendido como un río que se va prolongando,
   que recoge afluentes y lento se propaga en el
         silencio de sus ecos,
un páramo ascético, una orilla frondosa,
un laberinto rectilíneo, una lanza extendida,
un labio malherido y siempre ensimismado.

Reseñas y notas de prensa