Madrid, Anaya Touring, Col. “Guía Total”, 5ª ed. 2019 (1ª ed. 2005)

Al integrarse en enero de 2012 en la colección «Urban», el libro que vio la luz en el año 2005 (en su primera edición) reaparece ahora actualizado, renovado y ampliado. La gran riqueza artística y monumental que atesora la ciudad se analiza de forma exhaustiva en diez itinerarios, mientras se mantienen los habituales apartados del contexto (historia, arte, arquitectura y urbanismo, gastronomía, fiestas y artesanía) y de las informaciones prácticas. Se ofrece una guía completa y actualizada de la ciudad de Toledo, que recoge en sus itinerarios no sólo los elementos más visitados de los recorridos turísticos convencionales (catedral, sinagogas, conventos, museos, mezquitas, iglesias y palacios), sino también los nuevos puntos de interés (restos arqueológicos romanos, baños árabes, torres mudéjares, criptas monásticas, claustros y capillas conventuales, salones islámicos y patios) que invitan a explorar la parte menos conocida del entramado urbano.

Patios

   El patio, en Toledo, forma parte de sus señas de
identidad. Nació cuando las peñascosas cumbres
albergaban un enclave romano, se extendió en los
tiempos islámicos como parte esencial de su
urbanismo y adquirió rotundidad y señorío
cuando la ciudad del Tajo fue el centro del
Imperio.
   Los hay humildes y espléndidos, con paredes que
se caen y capiteles blasonados, con sábanas
puestas a secar y balaustradas que deslumbran,
habitados por el rumor doméstico y poseídos por
un silencio hermético. Pero todos cumplen una
función primordial; la de atraer la caricia del
sol y concitar la mansedumbre la la lluvia. El
patio también airea las habitaciones y ventila
las conciencias, concentra las habladurías en
un único punto de la casa, permite que cambien
de lugar el frescor y la sombra, y combate la
aspereza de las rocas con aromas de jardín
interior.